Sofía Garrido, la benjamina de la agencia. Nueva incorporación en Roi Scroll.

De pequeña se me daba bien contar historias, siempre he tenido mucha imaginación y la cabeza llena de fantasías, solía tener una nueva anécdota preparada para contar cada vez que alguien entraba por la puerta.

Desde que pude coger un lápiz con la mano no he dejado de plasmar todo aquello que me llamaba la atención. No podría contar la cantidad de cuadernos de colorear que mi madre tuvo que comprarme para que me pasara horas y horas pegada a esas páginas. Cuando ya fui un poco más mayor, me apunté a clases de pintura. Mientras mis amigas hacían planes para ir a la playa o para dar un paseo por el centro yo prefería pasar el rato dentro de aquel estudio jugando con acrílicos y lienzos que ahora se exponen por todas las paredes de mi casa. Lo que en parte ha sido responsable de mi posterior interés por lo visual y el diseño.

Empecé a estudiar Administración y Dirección de Empresas, pero en menos de un año me di cuenta de que aquello no era para mí, todas mis inquietudes habían estado siempre relacionadas con un ámbito más creativo, y siempre me había llamado la atención el mundo de la publicidad, así que, tras un verano de muchas dudas, decidí arriesgarme y matricularme en Publicidad y Relaciones Públicas en Pontevedra.

Después de tres años yendo y viniendo desde Vigo, decidí que necesitaba un cambio de aires y pedí una beca erasmus para Lituania, no lo había más lejos, no. Así que allí me fui, con la maleta llena de dudas, ilusión y mucha ropa de abrigo. Durante ese año aprendí a valerme por mi misma, viajé y me empapé de un montón de experiencias y gente de todas partes del mundo, que hicieron que volviese a España con muchas nuevas historias que contar.

Ahora, recién llegada, y con mucha ilusión comienzo una nueva aventura en el marketing digital de la mano de Roi Scroll.