Javier Barreira

Me considero una persona optimista sin remedio. Soy gallego de pura cepa, y como tal, soy el resultado de padres trabajadores y luchadores que tuvieron que inmigrar en los 80 a Suiza. Hoy trabajo de manera incansable para contribuir a la mejora de la sociedad. Y la verdad es que veo un futuro lleno de grandes cambios positivos para la sociedad, las personas y las empresas.