Trucos para una landing page de éxito

¡Tu campaña ha arrancado, lista para ser todo un éxito! Sin embargo, es la landing page la que marcará la diferencia de tu acción publicitaria. La confianza del usuario se mide en sus clics y que te los concedan no es gratuito: lo hacen porque esperan encontrar algo que buscan o tu anuncio les ha llamado la atención. Así que no tenemos tiempo que perder. Debemos ofrecerle todos los detalles de una manera rápida, clara y coherente. Son muy pocos los segundos que los anunciantes tenemos para convencerle de que se quede con nosotros y realice la acción que consideramos valiosa.  

¿Quieres saber cómo lograr ese clic sincero y de corazón? Sigue leyendo, ¡te lo desvelo!

Antes de nada, ¿tienes claro qué es una landing page? Se trata de la página de destino en la que aterrizan los usuarios que hacen clic en tus anuncios. Es un sitio web diseñado especialmente para la conversión. Por este motivo, se espera que el tráfico que llega a la página de aterrizaje realice una acción concreta. Las páginas de destino pueden tener objetivos diversos,  desde el envío de un formulario hasta una compra. Lo más importante es que pongas el foco en una acción que que tenga valor para ti y sea susceptible de convertirse en el objetivo de tu landing. Recuerda, eso si, que debes enamorar a tu potencial cliente.

La landing ideal cumple con todos los criterios que te explicaba en el inicio de este post, sin embargo, la realidad es que en ocasiones las páginas de aterrizaje no son óptimas para conseguir los objetivos marcados.

Nuestra recomendación como especialistas en marketing online es evitar a toda costa esta situación. Insistimos siempre en este punto ya que, una mala página de destino, repercute de manera directa en los resultados de las campañas. Si un cliente potencial nos dedica un segundo de su tiempo clicando en nuestra creatividad no nos podemos permitir perder a esta persona a causa de una mala landing page. Sería un error fatal.

3 problemas habituales en tu landing page

    • Problemas con la velocidad de carga de la página. Esto significa que la experiencia de usuario no será buena. Lo más probable es que abandone tu landing sin realizar ninguna acción. Ni tan siquiera te dará la oportunidad de mostrar todo lo que tienes que ofrecerle.

 

    • Aunque pueda parecer extraño todavía nos encontramos con páginas que no son responsive. Esto es clave y uno de los pilares básicos de cualquier estrategia. Sobre todo si tenemos en cuenta el crecimiento imparable del mobile en los últimos años.

 

  • Múltiples puntos de fuga. Si tu objetivo es que el usuario realice una acción concreta debes evitar distraerlo con un menú de navegación o enlaces externos que le despisten.

Ahora que ya sabemos cuáles son algunos de los errores más frecuentes es hora de pasar a los ingredientes imprescindibles para una lánding page de éxito. ¿Estás listo?

Las claves para una landing page de éxito

    • 1 objetivo = 1 landing page. Márcate un único objetivo por página de aterrizaje. Define qué quieres conseguir: solicitud de información, suscripción al newsletter, etc. y ¡ve a por ello!

 

    • Titulares llamativos. Utiliza titulares que destaquen el beneficio principal que ofreces. Ve directo al grano. De este modo permitirás que la persona comprenda qué ofreces desde el primer momento.

 

    • La importancia de los listados de beneficios. Para captar y dirigir la atención del usuario añade un listado con los beneficios que resuman las ventajas de la campaña y que motiven a realizar la acción valiosa. De este modo nos focalizamos en aquello que consideramos importante.

 

    • Incluye testimonios relevantes. Siempre que sea posible incluye testimonios actualizados y útiles de clientes que ayuden a convencer.

 

    • Muestra reconocimientos y premios recibidos. Lo que te transmitirá  confianza y será valorado como identificativo de calidad y buen hacer.

 

    • Formularios: menos es más.  Añade sólo aquellos campos que sean imprescindibles para tu objetivo. La idea es construir una relación duradera. Por lo que ya tendrás la oportunidad de solicitar más datos si es necesario.  Piensa que cuantos menos campos solicites, mayor será tu ratio de conversión.

 

    • Muestra una llamada a la acción clara y destacada.  Si obtenemos miles de visitas a nuestra landing pero no ubicamos el “call to action” en un lugar visible de nada servirá todo el tráfico conseguido. Tan importante es el diseño como incluir un buen copy.

 

    • Evitar los puntos de fuga. Este es uno de los errores más frecuentes que comentamos al inicio del post. No se recomienda la utilización de menús que puedan desviar la atención del contenido promocional, ni tampoco enlaces externos.

 

    • Añadir iconos sociales. De este modo si el usuario considera que la información es interesante podrá compartirla. No debemos confundir este punto con los enlaces a los perfiles sociales ya que si no estaríamos ante un posible punto de fuga.

 

    • La importancia de la velocidad. ¿Por qué hacer esperar al usuario? Para evitar este error tan común recomendamos utilizar los servicios de Google Webmaster para medir el tiempo de respuesta.

 

  • Mobile First. Sé, ante todo, responsive. Vivimos en un entorno multi dispositivo donde los usuarios acceden a internet en cualquier momento y lugar. No desperdiciemos esta gran oportunidad con una página que no esté adaptada.

¿Quieres ver un ejemplo de una landing ideal? Presta atención a este croquis.

TRUCOS LANDING

En resumen, las páginas de destino son la clave definitiva del éxito de cualquier campaña orientada a conversión. ¿Por qué conformarnos la primera landing que hemos diseñado? Recuerda la importancia de realizar un test A/B que nos ayude a identificar cuál es la mejor puerta de entrada para alcanzar nuestro objetivo y, tras conocer la página de destino con mayores posibilidades de conversión, ¡lánzante a por tus futuros clientes!

¿Te ha quedado alguna duda? Te la resuelvo en los comentarios 😉

Y si esta entrada te ha resultado útil, no puedes perderte estas otras: