El potencial indiscutible del nuevo mercado de los NFT para las marcas

Los grandes avances en tecnología durante los últimos años nos obligan a estar al tanto de las últimas tendencias que surgen relacionadas con el marketing digital para no quedarnos descolgados realizando las mismas estrategias durante años y años.

La innovación tecnológica, como no podía ser de otra manera, ha llegado también a aspectos tan artísticos como la creatividad en tokens no fungibles o, lo que es lo mismo, los famosos NFT.

Muchos todavía no saben a qué nos referimos ya que, aunque es algo que lleva un tiempo evolucionando, es ahora, en 2021, cuando estamos viviendo la gran explosión de los NFT tanto creativa como fiduciariamente, relacionándose incluso con el blockchain.

¿Te sorprende que algo relacionado con el marketing, y más concretamente con la creatividad, tenga algo que ver con las criptomonedas? A continuación, profundizaremos en las características más importantes de los NFT y para qué pueden ser un importante activo para las marcas.

¿Qué son los NFT y para qué sirven?

NFT son las siglas de Non Fungible Token o Token No Fungible, pero para explicar esta definición, debemos tener claro qué significa la palabra «token» en el sector.

Los tokens son activos digitales, es decir, activos que se pueden comprar y vender, muy similares a las criptomonedas. Aunque los tokens pueden utilizarse de forma parecida a las criptomonedas, muchas veces, la función de los tokens se limita a funcionar dentro una sola red de blockchain. La finalidad de estos tokens es su utilización dentro de esta propia red de blockchain.

La diferencia primordial entre criptomoneda y NFT es que las criptomonedas son fungibles, y por lo tanto se pueden cambiar, mientras que los NFT son no fungibles y, por lo tanto, no pueden modificarse, lo que conlleva a que estos activos tengan una identificación única, que no se puede replicar ni cambiar.

Por lo tanto, definiríamos un NFT como un archivo digital único que se puede comprar y vender en las redes de blockchain como Ethereum o Tron.

Cuando una persona compra este NFT, obtiene los derechos del token. Por ejemplo, si una persona compra una imagen o una canción, no está comprando exactamente el contenido en sí. De hecho, la compra del NFT no da derecho a la propiedad de la obra de arte como tal y no se obtiene, de ninguna forma, control sobre los derechos de distribución. Por el contrario, sí se adquieren los derechos de este token único que conecta su nombre con la obra de arte o archivo que se ha comprado.

Un ejemplo de ello es el coleccionismo de arte relacionado con los NFT. Beeple, uno de los artistas más famosos en el ámbito digital, logró vender su NFT de la obra de arte Everydays: The First 5000 Days, un lienzo, por 69 millones de dólares.

¿Cómo son los NFT?

En cuanto a los tipos de archivo que pueden convertirse en NFT, podemos encontrar archivos de imagen, de vídeo, de sonido, como por ejemplo una canción, etc. Es decir, cualquier archivo digital que pueda considerarse único.

Pero, ¿cómo podemos considerar único un archivo de vídeo, por ejemplo, si ese vídeo puede copiarse infinitamente? Es, precisamente, la condición de autenticidad del primer vídeo lo que le otorga ese «poder».

Pensemos en una canción. Puede que podamos escuchar esa canción, pero si tenemos el NFT, podemos decir que tenemos la canción original. Por eso, muchas veces se considera a los NFT como archivos esenciales para las galerías de arte.

Podemos ver otro ejemplo con lo ocurrido el pasado 5 de marzo con el CEO de Twitter, Jack Dorsey. El 21 de marzo de 2006, Jack Dorsey publicaba en esta red social «acabo de configurar mi twttr». Quince años después, anunció la subasta de su primer tuit, la cual finalizó en marzo con un valor de 2,9 millones de dólares (casi unos dos millones y medio de euros), los cuales serán donados a una ONG llamada Give Directly.

Primer tuit de Jack Dorsey, CEO de Twitter

Por su parte, la artista Grimes, la pareja de Elon Musk, ha vendido su colección de arte de 10 NFT por la cifra tan abrumadora de seis millones de dólares. Aunque la mayoría de estos NFT son imágenes, existen tres que corresponden a animaciones que incluyen canciones inéditas y exclusivas de la cantante. Según nos cuentan en BeInCrypto, «la colección se vendió en asociación con la plataforma NFT Nifty Gateway, propiedad de los gemelos Winklevoss. Nueve de las piezas se vendieron el domingo en 20 minutos, mientras que la décima se vendió el 1 de marzo por una oferta de 388.938 dólares. Al parecer, algunas de estas ediciones limitadas ya están a la venta en mercados secundarios.»

¿Cómo se relacionan las NFT y las marcas?

Lo que parece con nuestro análisis es que estamos asistiendo a un nuevo modelo de compra-venta de arte que se enmarca dentro de las nuevas tendencias del blockchain. Sin embargo, este nuevo modelo está captando la atención tanto de personalidades como de las marcas.

Pese a que en un primer momento hemos visto este mercado con personajes del mundo tecnológico, este tipo de iniciativas han tomado forma con youtubers, cantantes, deportistas, artistas o influencers, así que las marcas también han comenzado a reclamar su espacio.

A medida que vayamos asumiendo que existe un mercado para las personas que quieren adquirir bienes digitales, surgirán más ideas para avanzar en la digitalización de este tipo de tendencias creando colecciones que puedan atraer más público.

Algunas marcas que ya han apostado por los NFT

A medida que nos vamos encontrando con la mayor relevancia de los NFT, algunas marcas ya han empezado a apostar por este tipo de contenido, como veremos a continuación. La versatilidad de estos tokens los hace ideales para poder ser utilizados en todo tipo de sectores para representar otras formas de trabajo como mundos virtuales, moda o bienes raíces.

Por ejemplo, Taco Bell vendió sus 25 GIF NFT (denominadas NFTacoBells) a los 30 minutos de iniciar su subasta. El precio de las cinco colecciones de cinco NFT comenzó en 1,79 dólares cada una, pero muchos se vendieron por miles de dólares en la plataforma Rarible, un mercado exclusivo para NFT.

La creación de estas colecciones y su posterior subasta generó muchísimo revuelo en los medios de comunicación y en las redes sociales, lo que supuso un impacto tremendo impulsando el reconocimiento de marca. Por otro lado, las ganancias de esta subasta se dirigían a las Becas Live Más de la fundación de la marca

Más allá de marcas de alimentación, como han podido ser los NFT de marcas como Pringles o Pizza Hut, también podemos encontrar las muñecas NFT de Bratz, el papel higiénico no fungible de Charmin o el caso de las CryptoKicks, las zapatillas de Nike vinculadas a la tecnología blockchain.

Incluso las marcas de lujo como Gucci se han subido al barco de los NFT con unas zapatillas virtuales que pueden utilizarse cual filtro de Instagram y cuyo valor podría alcanzar entre los 9 y los 12 millones de dólares. De hecho, Gucci ya hizo sus pinitos en el ámbito digital de la moda cuando se unieron al videojuego Pokemon GO para lanzar una línea de prendas digitales.

Tenemos claro que muchas marcas, tanto grandes como medianas, pueden apostar por los NFT de forma creativa, incluso mejorando su imagen corporativa argumentando que los beneficios se destinan a proyectos de responsabilidad social. Solo hacen falta unos toques de creatividad junto con la posibilidad de contar con un equipo de comunicación acorde a los ideales de la empresa. ¿Crees que tu empresa puede entrar en el mundo de los NFT ahora que está despegando? ¡Cuenta con nosotros!