¿En qué consiste la analítica web y cómo puede ayudar a tu negocio?

El análisis de los datos más relevantes relacionados con el estado, el funcionamiento y la evolución de un sitio web.

Así podríamos resumir, de forma muy básica y escueta, cuál es la esencia de la analítica web. Pero esta disciplina del marketing va mucho más allá. Engloba un sinfín de cuestiones, factores y puntos clave que a continuación vamos a repasar.

Por ejemplo: ¿Cómo se realiza ese análisis? ¿Qué profesionales están cualificados para llevarlo a cabo? ¿Cuál es el objetivo de su implementación? ¿Se utilizan para ello algunas herramientas? ¿Cuáles?

A todas estas preguntas, y a muchas más, vamos a dar respuesta en este nuevo post. ¡Toma nota y no dejes que tu proyecto online siga a la deriva!

Los pasos a seguir en una auditoría digital

Cualquier profesional de la analítica web te dirá que realizar auditorías digitales es la mejor forma de chequear el estado de un sitio e implementar para mejorarlo las correcciones o mejoras oportunas.

Hablamos del proceso a través del cuál se valoran los puntos clave a analizar, lo que se está haciendo en el presente y lo que se debería hacer en el futuro para mejorar. Hay que tener en cuenta que no vale solo con registrarlo y estudiarlo todo. Es necesario filtrar y seleccionar aquellos parámetros realmente útiles. Y, lo más importante, saber interpretarlos.

Vemos cómo hacerlo, paso a paso:

Fijación de objetivos

No todos los sitios web persiguen los mismos objetivos. Determinado blog puede buscar más visitas, mientras que un ecommerce es posible que se plantee vender más productos. Y así con mil proyectos y mil metas distintas.

Por lo tanto, la clave de todo reside en marcar muy bien cuáles son esas metas en tu caso particular. Para que te hagas una idea, estas son las principales categorías en las que se pueden englobar los distintos tipos de objetivos:

  • Captación: nos centramos, en este caso, en las visitas al sitio web. Las fuentes de tráfico, o los lugares de donde proceden las visitas, serán entonces nuestro principal punto de análisis.
  • Activación: lo más importante sería el comportamiento del usuario. ¿Hace clic en el lugar en el que ha de hacerlo? ¿Comprende la dinámica de la web?
  • Conversión: la clave serán aquí las conversiones. Es decir, entender por qué un usuario que llega a nuestro sitio no realiza la acción que habíamos planeado para él.
  • Retención: en este supuesto, lo que se pretende es que las visitas permanezcan más tiempo en el sitio. Detrás de este planteamiento se encuentra la tesis de que el tiempo de permanencia está directamente relacionado con el interés que generan nuestros contenidos.

Auditoría inicial

El siguiente paso en cualquier plan de analítica web es comprobar cuál es la situación de la que se parte. Desde una perspectiva crítica, comprobaremos qué es lo que tenemos y qué es lo que haría falta cambiar para optimizar los resultados.

Por ejemplo, ¿tu sitio web tiene muy pocas páginas? ¿O demasiadas? ¿Has trabajado correctamente la usabilidad? ¿Es adecuada la estructura? Todos los datos que se obtienen mediante la analítica web servirán para poner a punto todos estos aspectos.

Definición de los KPI y público objetivo

La elección de los KPI será determinante para el éxito de la analítica web. Son muchos los indicadores que pueden resultarte útiles, por lo que elegir los más idóneos no será una tarea sencilla.

Como ejemplo, uno de los KPI más típicos es la tasa de conversión, que mide las conversiones que alcanza un sitio web en relación al total de sus visitas.

Adicionalmente, habrá qué identificar cuáles son los perfiles de público a los que nos queremos dirigir en base a nuestros objetivos. Y estos perfiles se determinarán en función de distintas variables: geográficas, sociales, demográficas, de comportamiento…

Recopilación de datos

Seguro que imaginas que no basta con medir una única vez. Deberás establecer un periodo de medición para comprobar las variaciones que se producen en los diferentes KPI. Solo con ese histórico los datos nos proporcionarán un valor real.

La clave de todo esto es que podremos cruzar los datos para realizar comparativas. Por ello, es vital que, si es posible, registres estos datos de manera diaria, incluso en tiempo real.

Implementación

Llega el momento de escoger las herramientas y los procesos que te van a ayudar a realizar el análisis de tu sitio web. Es más que probable que la que más te suene sea Google Analytics. Y no es extraño, porque su popularidad, funcionalidad y usabilidad son bien destacables. Pero hay muchas más:

  • Kissmetrics: lo curioso de esta plataforma es que se aloja en la nube. No obstante, ello no es impedimento para que ofrezca muchas y variadas opciones.
  • Clicky: comparada con Google Analytics, su uso es algo más complejo. A cambio, se obtienen datos mucho más optimizados cuando el análisis es en tiempo real.
  • Lucky Orange: lo mejor de esta aplicación es que es súper intuitiva, fácil de usar y permite un alto grado de automatización.
  • Alexa: la visión estratégica de esta herramienta es lo que más valoran sus usuarios, que con ella pueden ver incrementada su ventaja competitiva.
  • Webtrends: la puesta en marcha de campañas de publicidad o la realización de tests A/B son algunas de sus posibilidades.
  • Woorank: ¿quieres comparar el análisis de tu sitio con los de tu competencia? Entonces, esta es tu herramienta.

Tanto Google Analytics como las herramientas que te hemos propuesto presentan un funcionamiento concreto. Es por ello que conocer su mecánica será la clave para saber sacarles todo el partido.

Seguimiento y monitorización

Configurar un dashboard o cuadro de trabajo es también fundamental para visualizar, comparar e interpretar toda la información extraída. Y esto no es nada fácil. Piensa que los datos de los que dispondrás tras dar todos los pasos anteriores serán casi infinitos.

Por ello, crear un cuadro resumen del rendimiento analítico es una tarea que solo un profesional de la analítica web puede llevar a cabo con eficacia.

Principales beneficios de la analítica web para tu negocio

Hasta aquí hemos repasado cómo ha de desarrollarse un plan de analítica web sobre cualquier blog, web o ecommerce. Pero ¿cómo puede ayudar a tu negocio poner en marcha un procedimiento de estas características?

Teniendo en cuenta el tiempo y los recursos que es necesario invertir para ello, no es extraño que te hagas esta pregunta. Pues bien, ahí van algunos de los beneficios derivados del análisis web:

  • Actualización de todos los canales digitales.
  • Aumento de la visibilidad online del sitio.
  • Rentabilización de las campañas.
  • Mejora de las estrategias de email marketing.
  • Optimización del funnel o embudo de conversión.
  • Y, en general, el ajuste de tu estrategia digital para que alcances todos tus objetivos.

Sin embargo, no queremos dejar de recordarte que nada de esto sería posible sin la implicación de absolutamente todos los departamentos de la empresa. Y, por su puesto, sin la participación activa de expertos en el manejo y análisis de los datos.

¿Cómo lo hacemos en Roi Scroll?

Creemos que es básico, para poder analizar e interpretar grandes cantidades de datos, contar con dos cosas muy importantes: experiencia y know how.

Con nuestra ayuda, podrás tomar decisiones con muchas más garantías y, así, maximizar el ROI. No dejes que tu marca o negocio permanezca más tiempo perdido en la abrumadora inmensidad de datos disponibles.

Con toda la información relevante al servicio de tu marca, no se te escapará ninguna oportunidad.