El poder de los microinfluencers: cuando lo pequeño te hace grande

“Lo pequeño es hermoso: Economía como si la gente importara».

¿Te suena de algo este libro? Es una obra ya clásica en materia de economía de la empresa, y hoy queremos compartir contigo la que sin duda es una de sus tesis principales, pero aplicándola a las redes sociales. Te hablamos de la idea de que las empresas más pequeñas son capaces de adaptarse mejor a los gustos y costumbres locales. Además de generar relaciones con clientes y empleados mucho más enriquecedoras.

Son de sobra conocidos los influencers y su trabajo, que básicamente gira en torno a la creación de contenidos, el uso intensivo y creativo de las redes sociales y las colaboraciones frecuentes con las marcas patrocinadoras. Con ellos, se pretende aumentar la credibilidad y la reputación y fidelizar a los clientes.

Pero, ¿conoces todo lo que hay detrás de un microinfluencer?

Analizando a los microinfluencers

Los microinfluencers son personas que han logrado cierta capacidad de influencia en las redes sociales, pero sin alcanzar la repercusión que poseen los influencers más conocidos o populares. Suelen ser bastante activos en sus perfiles y acumulan entre 1000 y 10 000 seguidores.

Generan comunidades de seguidores muy afines y fieles, con vínculos emocionales, gracias a los cuales alcanzan bastante capacidad de prescripción.

Lo más habitual es que estas personas aporten sugerencias, ideas y consejos sobre temas muy concretos y especializados. Es frecuente que se ocupen, por ejemplo, de viajes, videojuegos, ejercicio físico, alimentación y nutrición, etc.

Con respecto al influencer más tradicional, los microinfluencers llegan a grupos de seguidores mucho más concretos. Esto sucede porque comparten las mismas aficiones y gustos y su interacción mutua es mayor alrededor de los contenidos publicados. No en vano, al tener el microinfluencer menos seguidores, es más fácil para él atender, responder y reaccionar a los mensajes y comentarios que recibe.

Las ventajas de la ‘microinfluencia’

En línea con la tesis del libro que mencionábamos al inicio, como son perfiles que cuidan mucho las colaboraciones que llevan a cabo, escogen marcas de su preferencia o que les resultan más afines. De esta forma, se genera una relación que va mucho más allá del mero acuerdo comercial.

Como creen en la marca y la utilizan ellos mismos, ofrecen a sus seguidores opiniones más personales. Y así se genera mucha más confianza entre ellos.

Por todo esto, resulta interesante analizar las ventajas que estos prescriptores nos pueden ofrecer:

Más engagement

En primer lugar, está comprobado que las acciones de marketing con microinfluencers consiguen mayor engagement. Es decir, alcanzan un mayor nivel de fidelidad, compromiso y vínculo por parte de los usuarios respecto de una marca. De este modo, la respuesta a las acciones realizadas es más relevante.

Más segmentación

En segundo lugar, al contar con seguidores más concretos y definidos dentro de un grupo social, los microinfluencers llegan a colectivos con características muy concretas.

Si deseas hilar fino, contar con ellos es la mejor opción.

Menos coste

Y, en tercer lugar, resulta que el coste de contratar a un microinfluencer es mucho menor que el de trabajar con influencers que cuentan con millones de seguidores. En este caso, se prescinde de intermediarios, como las agencias que gestionan las redes sociales de los famosos. ¿El resultado? Es una inversión mucho menor que, a cambio, te reportará enormes beneficios.

Ya hay muchos expertos en marketing digital que sostienen que diversas acciones continuadas con varios microinfluencers terminan generando mejores resultados que contar con solo uno de los ‘grandes’ influencers.

Aprendiendo a sacar partido a los microinfluencers

Aprovechar estos perfiles y sus cualidades requiere que diseñes campañas muy enfocadas, en función del tipo de producto o servicio a promocionar. Desde luego, una buena idea es que recurras a expertos que tengan experiencia en este campo, como los que trabajan en Roi Scroll. Porque no son pocos los pasos a seguir y los aspectos a analizar para, al final, tener el éxito esperado. ¡Atento!

1. Establecer los objetivos

Para empezar, es imprescindible elaborar un briefing eficaz, que resuma de forma clara toda la información necesaria. Recuerda que los objetivos perseguidos (más tráfico, más registros de usuarios, aumento de las ventas, mejor posicionamiento e imagen de marca, etc.) deben constituir el encabezamiento y la base de cualquier briefing.

2. La elección del target y otras decisiones clave

A continuación, habrá que hacer la selección del target al que queremos impactar. Según cómo sea este público, elegiremos también las redes sociales a utilizar. Y el presupuesto de la campaña también tendrá que decidirse con antelación.

3. En busca del microinfluencer ideal

Es el momento ahora de buscar a los microinfluencers más adecuados, según el tipo de campaña que se haya diseñado.

Se debería empezar por comprobar el modo en que los microinfluencers interactúan con su seguidores, así como la autenticidad de sus contenidos. Y, de forma especial, si su forma de ser y personalidad casan bien con las de tu marca as través de esta vinculación.

Recuerda que la personalidad de la marca ha de respetarse siempre. Por eso, elegirás al microinfluencer que mejor represente los valores y las percepciones que quieras que los usuarios y tu público en general tenga de tu empresa y de tu marca.

Cuando todo esto lo tengas claro, será el momento de contactar con los microinfluencers seleccionados. Habrá que trasladarles la propuesta de colaboración y establecer cuáles son los puntos clave del acuerdo. En este sentido, ten presente que se trata de aportar un beneficio a las dos partes. Y que este puede y debe ir más allá de la simple retribución económica.

4. Diseñar eficazmente los mensajes

El siguiente paso consiste en ponerse por fin manos a la obra. Es decir, planificar y diseñar los contenidos que quieres que sean divulgados a través del perfil del microinfluencer.

Como a sus seguidores no les gusta recibir directamente impactos publicitarios, deberás centrarte en crear contenidos que estén en sintonía con lo que ellos ofrecen habitualmente. Así, lograrás que los mensajes se integren bien en su feed.

Una muy buena idea es enviarles muestras gratuitas de tus productos u ofrecerles experiencias relacionadas con tus servicios. Aparte, claro está, de ofrecerles compensaciones económicas por cada recomendación de tu marca que hagan en redes sociales.

Pero si algo se ha de tener presente durante toda la fase de ejecución de la campaña es que esta debe adaptarse al 100 % al perfil concreto de cada microinfluencer. Recuerda: la personalización aquí es fundamental.

5. La labor de seguimiento y control

El éxito de cualquier campaña basada en microinfluencers va a depender, en gran medida, de las percepciones y los valores de tipo cualitativo; pero la medición es clave para poder analizar la idoneidad y el buen funcionamiento de este tipo de estrategias. De ahí que sea imprescindible un seguimiento permanente de cada campaña, para poder adaptar los contenidos en caso de que no funcionen como esperabas. Y para garantizar también que el ROI es siempre positivo.

¡Empieza a hacerte grande con nosotros!

Con todo esto, no queremos transmitirte la idea de que los influencers más populares deben quedarse fuera de tu plan. De hecho, hay que valorar la posible conveniencia de utilizar ambas estrategias para que se complementen, mejorando así los resultados finales de la campaña.

Sin embargo, creemos que es importante poner en valor el trabajo de los microinfluencers, que, aunque tienen un número de seguidores no muy grande, son capaces de llegar de forma más intensa y con vínculos más fieles a sus seguidores.

¿Qué nos dices, te animas a probar el poder de lo pequeño con nosotros?